El procedimiento monitorio es la forma más rápida y sencilla para reclamar el pago de deudas dinerarias.

Este procedimiento da comienzo cuando el acreedor demuestre ante el juzgado y a través de facturas, albaranes, recibos u cualquier otro documento justificante que existe una deuda.

Admitida esta solicitud inicial por el juzgado, se reclamará al deudor para que haga frente al pago de la deuda.

El deudor demandado tendrá tres opciones frente a la reclamación de la deuda:

  1. Pagar la totalidad de la deuda reclamada
  2. Desobedecer al requerimiento de pago de la deuda
  3. Presentar oposición a la demanda

El procedimiento monitorio es el más solicitado para reclamar una deuda entre particulares, porque si el demandado desobedece al requerimiento de pago de la deuda del juzgado, el deudor obtiene la vía ejecutiva que omite al proceso declarativo, a no ser que el deudor presente su oposición a la demanda.

No obstante, es necesario reunir una serie de requisitos para poder presentar un procedimiento monitorio.

Requisitos necesarios para la presentación del procedimiento

En los Artículos 812 y posteriores de la Ley de Enjuiciamiento Civil se detallan los requisitos para poder reclamar una deuda entre particulares por procedimiento monitorio.

En este sentido, la anterior Ley especifica que la deuda sea dineraria, líquida, se haya vencido, sea determinada y exigible, sin importar su importe total.

Documentación necesaria para solicitar el procedimiento

La reclamación del acreedor debe acompañarse con documentación firmada por el deudor que acredite la deuda: facturas, albaranes de entrega, recibos u otros documentos que acrediten la existencia de deudas.

También son válidas las certificaciones de impago de arrendamiento y los documentos que acrediten la existencia de una relación comercial y duradera.

En cualquier caso, la jurisprudencia admite cualquier documento que acredite una relación entre las partes y determine el origen de la deuda y la causa de la reclamación.

Desarrollo del procedimiento

El procedimiento monitorio se inicia con la entrega de la documentación señalada anteriormente en los juzgados correspondientes.

Si se acepta la solicitud inicial, la Oficina Judicial requerirá el pago al deudor. Este último dispondrá de 20 días naturales para hacer frente al pago desde que reciba el requerimiento. En caso de no realizar el pago, el Letrado de la Administración de Justicia finalizará el procedimiento monitorio emitiendo un decreto que permitirá su reclamación en proceso ejecutivo.

Por último, el deudor demandado puede oponerse al pago de la deuda alegando que esta es total o parcialmente inexistente o no imputable. En este caso finalizará el procedimiento monitorio y se abrirá el declarativo que corresponda.

En SOS Abogados somos especialistas en la reclamación de deudas dinerarias y podemos ayudarte en este tipo de procedimientos, aumentando tus opciones de cobrar la deuda ¡Consúltanos!