El concepto de prescripción de delitos establece el periodo por el cual se da la extinción de la responsabilidad penal de la persona, física o jurídica, que lo hubiera cometido. En otras palabras, es el periodo de tiempo entre la comisión del ilícito y la denuncia.

Fundamentación de la prescripción de delitos

La prescripción de los delitos se entiende necesaria debido a los dos principios y valores constitucionales siguientes:

  1. Derecho a un proceso sin dilaciones indebidas, contemplado en el Derecho Procesal. La Constitución Española recoge en el artículo 24.2 este derecho entendiendo estas dilaciones indebidas como los atenuantes que rebajan la pena condenatoria por la tardanza en la celebración del juicio.
  2. Respeto hacia el principio de seguridad jurídica. Dicho principio se encuentra en el artículo 9.3 de la Constitución Española que expone: “Se garantiza el principio de legalidad, la jerarquía normativa, la publicidad de las normas, la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica, la responsabilidad y la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos”.

La prescripción de delitos en el Código Penal

El Código Penal recoge la extinción de la responsabilidad criminal en el Capítulo I del Título VII, Libro I. Más concretamente, la extinción de responsabilidad penal y la prescripción de los delitos se recogen dentro del artículo 131 del Código Penal.

Dentro de dicho artículo, los periodos de prescripción expuestos son:

  1. Veinte años, cuando la pena máxima señalada al delito sea prisión de quince o más años.
  2. Quince años, cuando la pena máxima señalada por la ley sea inhabilitación por más de diez años, o prisión por más de diez y menos de quince años.
  3. Diez años, cuando la pena máxima señalada por la ley sea prisión o inhabilitación por más de cinco años y que no exceda de diez.
  4. Cinco años, los demás delitos, excepto los delitos leves y los delitos de injurias y calumnias, que prescriben al año.

Pero, ¿desde cuándo se comienza a computar el plazo de prescripción del delito?

La Ley establece que se dará comienzo al cómputo del plazo de prescripción desde el instante en que se cometiera el acto delictivo. Asimismo, si se tratara de un acto delictivo continuado, es decir, cuando se realizan varios actos ilícitos seguidos, el comienzo del cómputo será desde el día de la última infracción cometida.

¿Existe algún delito que no prescriba?

En el mismo artículo 131 del Código Penal, en su apartado tercero, se recogen aquellos delitos que no prescriben, y estos son:

  1. Delitos de lesa humanidad (o contra la humanidad), que forman parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil.
  2. Ilícitos contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado, salvo los castigados en el artículo 614 del Código Penal.
  3. Delitos de terrorismo, si hubieren causado la muerte de una persona.

Prescripción de delitos compuestos o concurso de delitos

Por último, si un delito infringe varias penas (delito compuesto), el artículo 131.2 señala que se comprenderá la pena que exija mayor tiempo para la prescripción. Asimismo, si se trata de un concurso de delitos, el ámbito de aplicación será el recogido en el artículo 131.4 del Código Penal, siendo “el plazo de prescripción el que corresponda al delito más grave”.

En SOS Abogados somos expertos en Delitos y Derecho Penal. Si necesitas asistencia en estos procedimientos o un abogado experto en esta área, nosotros podemos ayudarte, ¡consúltanos!