Lo que nos ha enseñado el Covid es que no hay nada seguro es esta vida y que los colchones económicos y los ahorros pueden venirse abajo en un abrir y cerrar de ojos. Ante esta terrible situación podemos utilizar un mecanismo legal para poder empezar de nuevo. Es la Segunda Oportunidad.

¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad?

Es un mecanismo legal que permite a personas y familias renegociar o eliminar total o parcialmente sus deudas y/o sus plazos de pago. Esto es posible cuando -por las circunstancias que sean- las deudas suponen un volumen que supera todo lo que podrían pagar con sus ingresos y su patrimonio.

¿En qué consiste este procedimiento?

Antes que nada hay que hacer una valoración de cada caso, de la situación personal y familiar, para ver si realmente no se puede hacer frente a las deudas. Tras este análisis, y en los casos en los que se comprueba la imposibilidad de pago, se intenta llegar a un acuerdo razonable con los acreedores. Por norma general este tipo de acuerdos suponen un aplazamiento de la deuda y/o una reducción del importe de la misma.

Si el acuerdo llega a buen término, el procedimiento acaba aquí. Pero, si no se llega a ningún acuerdo con los acreedores, se puede iniciar la siguiente fase del procedimiento. En esta fase lo que se intenta lograr es la exoneración de las deudas a través de un procedimiento judicial: el concurso de acreedores.

¿Quién puede solicitar la Segunda Oportunidad?

Este recurso legal lo puede solicitar cualquier persona física, ya sea particular o autónomo, que no pueda pagar las deudas con sus ingresos y patrimonio presentes y futuros.

La diferencia procedimental entre un particular y un autónomo es cómo iniciar el proceso. En el caso de los particulares, el proceso se debe iniciar ante notario; y en el caso de los autónomos, deberá iniciarse en el Registro Mercantil o en la Cámara de Comercio.

¿Qué requisitos se deben cumplir?

Principalmente que el deudor ha actuado de buena fe y que, habiendo demostrado ser un buen pagador, es insolvente y necesita auxilio por atravesar una mala situación económica.

En los casos en los que el importe total de la deuda, supere los cinco millones de euros, no podrán acogerse a la Segunda Oportunidad.

¿Qué deudas son objeto de ampararse en la Segunda Oportunidad?

A día de hoy, las deudas objeto de esta ley incluyen las deudas privadas -con proveedores, particulares, entidades financieras- y las deudas con organismos públicos -Hacienda y la Seguridad Social-.

¿Cuánto dura el procedimiento?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que nos llegan al Bufete. Dependiendo del caso puede ir desde un par de meses hasta más de un año. Todo depende de las negociaciones con los acreedores.

Si necesitas asesoramiento en la Segunda Oportunidad, puedes consultarnos gratis sin compromiso.